Seguidores

jueves, 15 de junio de 2017

~Animes vistos en mayo 2017~

¡Holita, amores della mia vita!
Y bienvenidos a una entrada más de mi blog.
Hoy os traigo los animes que he visto el mes pasado, que tan solo han sido cuatro, ya que he estado muy ocupada con los exámenes de fin de curso (aunque tengo que decir a mi favor que también empecé otros dos animes más, pero que como todavía están en emisión me ahorro dar mi opinión hasta que acaben).
A continuación, os encontraréis con segundas partes bastantes normalillas, protagonistas que se salen fuera de lo común y un kamidere en un anime de... ¿¡mechas!? ¿¡Qué hago yo viendo un mecha!? Todavía no me lo creo, de verdad.




La segunda temporada de Nanbaka. Podría haber sido mejor.
Básicamente, los primeros dos o tres capítulos son una tontería, dejándote claro que "Nanbaka es un anime de comedia". Después, se enzarzan en un arco, con lo que pierde cierto humor, que ni siquiera llegan a concluir al final de la serie. No sé yo, se me quedó a medio hacer. Y eso que a mí Nanbaka me gusta mucho.
Eso sí, podrían haberse currado algo más el nuevo opening, ¿eh? Que no es más que la misma canción pero cantada por otra persona.


La estrella de esta corta entrada: Ajin.
Si miro de manera muy superficial, tiene muchas semejanzas con Tokyo Ghoul: un protagonista que se convierte en el "enemigo" de la sociedad, un amigo con el pelo teñido de rubio... Y, sin embargo (que quede claro que estoy hablando del anime de TG), es mucho más profunda que esta.
El principal detalle que me enamoró de Ajin es su protagonista, Nagai Kei, puesto que el anime peca mucho de tener personajes principales con una moral intachable; no dudan en sacrificarse por sus amigos y buscan lo mejor para los demás. Sin embargo, en Ajin, Kei es una persona que solo piensa en sí mismo, es egocéntrico y no duda en dejar a los demás en la estacada para su beneficio. Y, aunque suene fatal, eso me encanta.
Ah, y estoy malditamente enamorada de su opening.


Por otra parte, la segunda temporada siguió en la línea de su antecesora, aunque tampoco fue la crème de la crème. Empecé a notar como la historia abandonaba a ciertos personajes, los recuperaba en un momento y después los volvía a abandonar, sin saber bien con qué propósito (sí, estoy hablando del amigo de Nagai Kei, Kaito). Eso sí, la lucha entre ambos bandos siguió siendo de lo más interesante, haciendo que cada vez odiase más y más a Satou, pero que a la vez lo admirase por la gran habilidad que tenía.
Eso sí, Ajin fue el anime que comenzó mi odio hacia los estadounidenses. ¡Qué mal me caen, por dios! ¡No hacen más que meter la nariz en donde no les incumbe!


Y, por último, Code Geass. Sí, habéis leído bien. Un mecha. Yo, un mecha. Alucinante.
La razón ha sido por su protagonista, Lelouch, puesto que me encanta Light Yagami y no pude evitar caer en la tentación de volver a encontrarme con un Kamidere. Y, aunque no ha sabido estar a mis expectativas del nivel de kamidere, Code Geass me ha agradado más de lo que hubiera pensado al ser un mecha.
Pero sigo manteniéndome en mi posición de "mechas-meh".

¡Eso ha sido todo! Espero que os haya gustado, incluso aunque hayan sido tan pocos.
¡Besitos, soñadores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...