Seguidores

martes, 14 de marzo de 2017

Reseña: Danganronpa 3: The end of Kibougamine Gakuen Mirai-hen




Mi opinión
Es posible que contenga spoilers de las temporadas anteriores
¡Holita, amores della mia vita!
Bienvenidos a la reseña del anime que pone fin a la historia de Danganronpa, esta historia que contiene una intensa lucha entre la esperanza y la desesperación. 



En esta ocasión nos vamos a trasladar a lo sucedido después de la finalización de Danganronpa: The Animation. Naegi Makoto y compañía se han encontrado con un mundo hundido en la desesperación, aterrorizado por los Remanentes de la Desesperación, antiguos alumnos de la Academia Pico de la Esperanza.
Para luchar contra ellos, algunas personas se han unido y formado la Future Agency, a la que se han unido. Sin embargo, por ciertas acciones Naegi es acusado de favorecer y ayudar a los remanentes y debe acudir a una reunión de los cargos más importantes de la agencia para tratar de demostrar su inocencia.
Acompañado por Kirigiri y Asahina, se reúne en el edificio principal de la agencia. Sin embargo, son sorprendidos y encerrados por Monokuma para celebrar un nuevo juego de supervivencia. Pero, ¿quién es el traidor que está detrás de la nueva matanza que se desarrollará?



Como ya os dije en la anterior reseña, la segunda temporada de Danganronpa es muy difícil de entender su orden. También en Mirai-hen me sucedió que me costó mucho comprender por qué sucedía cada cosa, al igual que me intrigaba saber dónde estaban ciertos personajes que echaba de menos. Pero no por ello debéis dejar de lado esta historia.
Una vez que terminas de ver los capítulos, tu mente reflexiona y termina de atar todos los cabos sueltos que faltaban. Ha estado muy bien y ha sido interesante, incluso a pesar de que sentía que le faltaba un poco el carisma que tenía su primera temporada.
Antes de continuar relatándoos mi opinión, os debelaré mis impresiones a la hora de cómo debéis de verlo en caso de que os apetezca.
La segunda temporada de Danganronpa está formado por tres partes: Zetsubou-hen, Mirai-hen y Kibou-hen. Las dos primeras son series propiamente dichas: Zetsubou es una precuela de 11 capítulos y Mirai una secuela de 12. Después, Kibou es un capítulo final que une las dos historias, pero que de igual manera su arco se desarrolla en el futuro.
Como bien sabéis, yo he visto primero Zetsubou y después Mirai, y a mi punto de vista es un buen método, incluso a pesar de que en las cajitas de información que yo os he puesto hablan al contrario. Sin embargo, al ver una primero y la otra después siempre sabrás detalles que no deberías saber mientras ves la segunda, con lo que mi mejor recomendación es que veáis un capítulo de una y otro de otra. Si no os queréis líar, podéis seguir mi ruta sin ningún problema. 
Eso sí, Kibou-hen deberéis verlo siempre al final, cuando ya hayáis visto las dos anteriores, pues podríamos decir que es el capítulo que une a los personajes de ambos lados.



Continuando con la reseña, como ya os dije antes durante casi la primera mitad de la serie eché de menos a dos personajes en concretos, que en ningún momento eran ni siquiera nombrados. Pero poco a poco que los hechos transcurren los dudas se van aclarando, a pesar de que después se creen aún más.
Eso sí, a pesar de ser interesante, el tema de la lucha entre la desesperación y la esperanza ya puede ser un tanto repetitivo, basándose siempre en los mismos argumentos. Creo que en cierta manera ya han abusado demasiado del tema y, sí, es que la historia se basa en eso, pero tampoco puede ser que Naegi cada dos por tres empiece con un discurso a favor de la esperanza.
Pero el punto más negativo que veo, y que tampoco es puedo explicar del todo, es un hecho sucedido en los últimos capítulos de la serie y él cómo lo resolvieron. Cuando ocurre es una sorpresa y, aunque no te guste que haya pasado, lo aceptas y ya está. Pero en Kibou-hen lo arreglan de una manera demasiado brusca y precipitada, de manera que no parece creíble. Esa sería mi mayor pega de toda la serie.



En definitiva, es un anime digno de ser visto, uno que por lo menos debería estar en nuestra lista de pendientes. Puede gustar más o menos, pero siempre hay que reconocer que la historia tiene algo que hace que parezca interesante y distinta.
¿Lo habéis visto?
¿Os gustó?
¿Sabéis qué? En serio, eché muchísimo de menos a Togami. Y mira que su personalidad no es muy allá, pero había algo en él que me llamaba mucho la atención (no en plan Fukawa, pero vosotros ya me entendéis).
¡Besitos, soñadores!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...