Seguidores

jueves, 12 de enero de 2017

Reseña: Ouran High School Host Club



Mi opinión
¡Holita, amores della mia vita!
Bienvenidos a la reseña de Ouran Hight School Host Club, un anime de lo más gracioso. ¡Comencemos!



Haruhi Fujiuoka es una sencilla chica de clase media que ha conseguido una beca para estudiar en el prestigioso instituto Ouran, al que acuden todos los "niños ricos". Un día, buscando un aula tranquila donde ponerse a estudiar, entra a la tercera aula de música, en donde se encuentra el Host Club.
Este es un club compuesto por seis chicos (Kaoru y Hikaru Hitachiin, Takashi Morinozuka, Mitsukini Haninozuka, Kyouya Ootori y Tamaki Suoi) en el que actúan de anfitriones con las chicas para entretenerlas. A la llegada de Haruhi, empiezan a hacerle preguntas en masa, sobre todo debido a que en un primer momento piensan que es un chico por su aspecto desaliñado, y acaba rompiendo un caro jarrón que obviamente no puede pagar.
Con lo que Haruhi acabará convirtiéndose en una especie de miembro forzado del Host club, y aprovechándose de su aspecto de chico tendrá que hacer que 100 chicas lo elijan como su anfitrión.


Este, al igual que Kaichou wa maid-sama! o Lovely Complex, vi su primer capítulo hace mucho, mucho tiempo, pero lo dejé de lado porque no me pareció la gran cosa. Quise darle una segunda oportunidad, y, la verdad, ha sido muy buena idea dársela.
La historia en sí no es muy apasionante o enrevesada. Sencillamente se trata de situaciones graciosas relacionadas con el Host Club y el hecho de que Haruhi en realidad sea una chica. Sin embargo, algo en su humor hace que una vez que empiezas a verlo no puedes parar.
Y aunque lo que menos me gusta es la animación, hay que tener en cuenta que este anime es de 2006, y yo por aquel entonces no tenía más que unos míseros cinco años (aunque Death Note es del mismo año y no tengo nada para quejarme con su animación), Pero esto ya es ponerle pegas.


Sí que es verdad que en un primer momento el "príncipe Suoi" no me agradó mucho, pero poco a poco su personalidad extrema y en ciertos casos absurda añadían más humor (si es que eso era posible) a las escenas, y poco a poco pude cogerle cierto cariño.
Cada uno de los personajes tiene su particular forma de ser, dando un único espectáculo del humor con el que no puedes parar de reír.
Aunque es cierto que el final me supo un poco corto, no me arrepiento para nada haberlo visto, pues siempre me acordaré de esos momentos absurdos que me hacían reír a carcajada limpia.


En fin, no ha estado nada mal.
¿Lo habéis visto?
¿Os gustó?
¿Sabéis qué? Al parecer toda persona que lleve el nombre Kyouya tiene una personalidad que no me agrada. Sí, estoy rememorando el idiota que cuyo odio hacia él cruza fronteras protagonista de Ookami Shoujo to Kuro Ouji, y aunque el Kyouya de este anime no lo odio, es el que menos me gusta de la serie.
¡Besitos, soñadores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...