Seguidores

martes, 3 de enero de 2017

Reseña: Akatsuki no Yona



Mi opinión
¡Holita, amores della mia vita!
Bienvenidos a la reseña de Akatsuki no yona, un anime del que hace mucho tiempo oí fangirlear a mis amigas con sus dragones y demás, y que ahora me he animado yo a verlo. ¡Comencemos!



Esta historia está protagonizada por la princesa del Reino Kouka, Yona. Ella vive cómodamente en el castillo, sin conocer nada de lo que sucede fuera de sus muros, mientras que su padre es un rey que niega por completo de las armas. Yona está enamorada de su primo Soo-won, pero su padre está muy en contra de lo que siente.
Sin embargo, todo cambia cuando, el día de su décimo sexto cumpleaños, Soo-won asesina al padre de Yona, haciendo que esta y su amigo y guardaespaldas Hak tengan que huir. 
Pronto, debido a la recomendación de un monje, se embarcarán en la búsqueda de cuatro dragones, pertenecientes a una leyenda que data desde los principios del Reino Kouka. 



Como ya os dije antes, cuando mi amiga me nombró este anime me sonó una barbaridad, y es que durante un par de semanas mis amigas no hacían más que hablar de Akatsuki no yona y de un conjunto de dragones. 
La verdad es que no me hacía en especial ilusión comenzar a verlo, pero no sabía que otra cosa ver y al final acabé por animarme. No ha sido la gran cosa, pero tengo que admitir que ha sido interesante.
Al principio, lo veía pero no me entusiasmaba. La protagonista, Yona, me parecía que tenía una actitud horrible, y solo esperaba que cambiase pronto. Sin embargo, a medida que la búsqueda de los dragones se fue desarrollando (sobre todo desde el dragón azul), mi interés fue en aumento considerablemente.



Creo que fue entonces cuando comencé a entender la opinión de mis amigas, porque sin duda alguna lo de los dragones era demasiado adictivo.
Sin embargo, el final lo arruinó todo. 
Me pareció la cosa más precipitada que he visto en mi vida. Normalmente, cada dragón tenía  varios capítulos dedicados a ellos y, por lo menos los dos últimos, costaba que entrasen al grupo. A pesar de ello, fue en el último capítulo cuando apareció el dragón amarillo (que yo ya me estaba temiendo que no iba a aparecer), y en menos de la mitad del episodio, se une sin ningún problema. 
Mi mandíbula estaba en el suelo, os lo juro. Me pareció la cosa más absurda de todo el anime. 
Y, después, como continuó... Ya os digo, lo sentí todo muy precipitado. Se podrían haber esmerado en crear un final un poco más lento y... no sé, mejor, porque la historia con la búsqueda de dragones se me estaba haciendo verdaderamente adictiva.



En fin, me gustó... pero a la vez tengo un poco de decepción en el cuerpo. 
¿Lo habéis visto?
¿Os gustó?
¿Sabéis qué? Pienso que en muchas ocasiones se podría haber ahorrado el humor, porque a mí no me hacía mucha gracia, que digamos. Pero bueno, quizás eso ya sea solo una cuestión de gusto del humor mío.
¡Besitos, soñadores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...