Seguidores

martes, 20 de diciembre de 2016

Reseña: Akagami no Shirayuki-hime



Mi opinión
¡Holita, amores della mia vita!
Bienvenidos a la reseña de Akagami no Shirayuki-hime, la primera temporada de este anime que parece haber salido de un cuento de hadas. ¡Vamos allá!



La protagonista de esta historia, Shirayuki, trabaja como vendedora de medicinas en Tanbarun, pero lo que más llama la atención de esta chica es su poco común pelo pelirrojo, que la convierte en la chica más bella del reino. Es por ello que el mimado y egoísta príncipe se fija en ella y decide convertirla en su amante.
Shirayuki no está dispuesta a ello, por lo que huye del reino. Pronto se encuentra con tres agradables jóvenes, entre los que se encuentra Zen. Cuando una manzana envenenada es enviada al refugio de ellos cuatro y envenena a Zen, Shirayuki accede a ir hasta el príncipe Raj con el fin de conseguir el antídoto.
Lo que no se espera es que Zen sea el segundo príncipe de Clarines y termine por hacer una gran aparición, salvando la situación. Entonces, Shirayuki acompañará a Zen hasta su reino, en donde entablará una muy buena relación con él e intentará convertirse en una herborista real.


Estuve unos dos días en los que no sabía que anime ver. No había ningún nombre que me llamase la atención, y todavía tenía muy fresco en mi memoria el apoteósico final de Kuroshitsuji. Terminé optando por este anime, aunque no estaba del todo convencida.
Como ya dije, la primera impresión que me dio es que se trataba de un precioso cuento de hadas en el que todo el mundo es feliz. Y esos momentos en los que Zen salvaba a Shirayuki de ciertos problemas no hacían más que confirmar mi teoría, además de quitándole puntos.
Sin embargo, no puedo decir que no haya sido entretenido, pero me parece un poco simple. Aunque como solo son doce capítulos, no me voy a quejar.


Otra cosa que me ha parecido un poco absurda es la forma de ser de los dos protagonistas. Shirayuki parece ser que el único defecto que tiene es no tener defectos, cuya personalidad encandila a todo quien se le acerca, mientras que Zen es el típico príncipe con el que Disney quiso hacernos soñar.
El personaje con el que más simpaticé fue Obi, aunque me pareció bastante ilógico cómo de repente Shirayuki y compañía olvidaron que le había lanzado una flecha y lo aceptaron como si nada. Pero de resto, fue un chico que aportó confianza y bromas al ambiente con su forma de ser.


En fin, demasiado lindo y perfecto para mi gusto. Pero ha sido entretenido.
¿Lo habéis visto?
¿Os gustó?
¿Sabéis qué? Cada vez que hablaba Kiki, no podía evitar acordarme del maldito perro del demonio de la directora de Corazón de Melón. ¡Ese maldito perro!
¡Besitos, soñadores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...