Seguidores

jueves, 20 de octubre de 2016

Reseña: Ookami Shoujo to Kuro Ouji


Mi opinión
¡Holita, amores della mia vita!
Hoy os traigo la reseña de Ookami Shoujo to Kuro Ouji y... bueno. Creo que ya hacía tiempo que no hacía una reseña en la que soltaba todo mi odio interior. 



Erika Shinohara, la protagonista de este anime, acaba de empezar el instituto. No va a estar en la clase de su mejor amiga, por lo que tiene un miedo terrible de encontrarse sola. Así que cuando llega, intenta hacerse amiga de las primeras chicas que ve, que resultan ser las típicas adolescentes pijas que presumen de novio. Para intentar entrar en el grupo, Erika se inventa un novio, pero cuando pasa el tiempo sus "nuevas amigas" dudan de que lo que Erika dice sea cierto. 
De esa manera y para demostrarle a sus amigas que no miente, Erika decide sacarle una foto a un guapo chico por la calle, pero que resulta ser el denominado "príncipe" de su instituto. Cuando Erika habla con el chico, llamado Kyoya Sata, él decide fingir que es su novio, pero a cambio Erika se convertirá prácticamente en su sirvienta. Y es que Kyoya aparenta ser el chico perfecto y amable, pero en realidad oculta una personalidad fría y cruel.



Os juro que solo de hablar de este anime hace que me den ganas de coger el ordenador y tirarlo por la ventana. ¡Es la cosa más machista y horrible que me he echado a la cara... recientemente!
En el momento en el que lo nombró mi amiga, me advirtió una cosa: vas a odiar este anime. En aquel entonces lo que pensé fue: entonces, ¿para qué me lo recomiendas? Pero en el fondo me picó la curiosidad por saber por qué decía eso. Ojalá nunca me lo hubiera nombrado.
A pesar de que en ciertos puntos puede tener un buen toque de humor, el concepto de la historia lo arruina todo. Primero, Kyoya. Hace mucho tiempo que no odiaba a un personaje tanto. ¿Recordáis a Patch, de Hush Hush, a quien no soportaba? Pues Kyoya le sigue muy de cerca. Es un chico sin corazón, que se aprovecha de la estupidez de Erika para su conveniencia.
Después, Erika. Chica más imbécil no existe. Primero, no hace más que crearse mentiras para encajar en un grupo de amigas que no es muy bueno, y después acepta ser prácticamente el "perro" de Kyoya para mantener su mentira. ¡E incluso se enamora de él!
¡Nayla, tranquilízate! ¡Respira hondo y no tires tu ordenador por la ventana!


Puede que Kyoya esté buenísimo y todo lo que tú quieras (concedámosle algo aunque sea, es lo único bueno que tiene), pero su personalidad lo arruina todo.
El único personaje que sí que tiene lógica en su cabecita es Kusakabe. Él sí que tenía buen corazón y era buena persona. Pero me alegro que no haya acabado con Erika, él se merece más.
En definitiva, ojalá no hubiera visto nunca este anime. Cuando lo veía no hacía más que reprocharle cosas a los personajes y me daban ganas de darme golpes contra la pared. Fijaos, que yo normalmente tardo un día o menos de dos días en ver un anime de 12 capítulos y este casi he tardado una semana. Porque es que no me daban ganas de verlo, pues después acababa con un terrible cabreo.
En definitiva, no lo veáis.


¿Lo habéis visto?
¿Os gustó? (¡Por supuestísimo que no!).
¿Sabéis qué? No entiendo como algunas personas pueden llamar esto amor. Esto NO es amor. Lo que hace es que me den ganas de tirar el ordenador (y sí, ya lo he dicho por lo menos tres veces. Y si de verdad lo hiciera, ya tendría que haber comprado muchísimos ordenadores y me hubiera arruinado).
¡Besitos, soñadores!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...