Seguidores

jueves, 23 de junio de 2016

Reseña: Shingeki no Kyojin

Anime
Título: Shingeki no Kyojin
Género: Fantasía, Drama, Acción
Episodios: 25
Año: 2013
Temporadas: 1
Película: Sí






Sinopsis
La historia nos traslada a un mundo en el que la humanidad estuvo a punto de ser exterminada cientos de años atrás por los Titanes. Los Titanes son seres enormes, parecen no ser inteligentes y devoran humanos. Lo peor es que parece que lo hacen por placer y no por alimentarse.
Una pequeña parte de la humanidad ha conseguido sobrevivir protegiéndose con unos altísimos muros, más altos que el mayor de los Titanes. La ciudad vive su vida tranquila, y hace más de 100 años que ningún Titan aparece por allí.
Eren y Mikasa son todavía unos adolescentes cuando ven algo horroroso: un Titan mucho mayor que todos los que la humanidad había conocido hasta el momento está destruyendo los muros de la ciudad, en ese momento la humanidad volverá a recordar el terror.



Mi opinión
¡Holita, amores della mia vita!
Bienvenidos a la segunda reseña de un anime, en la que os voy a hablar de uno del que seguro habéis oído hablar: Singeki no kyojin, también conocido como Attack on Titan o El ataque de los Titanes.


La historia nos remonta a un pasado alternativo, en el cual ha aparecido una nueva especie que aterroriza a los humanos: los titanes. Estos seres gigantescos pueden llegar a medir incluso quince metros y parece ser que su único propósito es devorar personas por pura diversión. Con la raza humana al borde de la extinción, se construyeron tres muros: el más externo, el muro María, el intermedio, el muro Rose, y el interno, el muro Shina, de una altura de cincuenta metros con el propósito de protegerse de los titanes.
Cien años después, las personas viven en una tranquilidad dudosa. Es entonces cuando nos encontramos a los protagonistas: Eren, Armin y Mikasa, tres chicos jóvenes  cuyo sueño del  primero es ver lo que hay fuera de los muros. Pero la vida de la humanidad da un giro de trescientos sesenta grados cuando un titán, el Titán Colosal, de una asombrosa altura de sesenta metros, rompe el muro María y deja entrar al resto de titanes, causando puro terror en la aldea de los chicos. Cuando Eren y Mikasa ven como su madre es devorada por un titán, crecerá en Eren un profundo deseo: matar a todos y cada uno de los titanes.




¿Quién no ha oído hablar de este anime? Incluso yo, que no es que tenga mucha idea de este mundillo, sabía de su existencia y que era considerado uno de los mejores animes existentes. Y no en vano, la verdad.
Es el primero que veo de este género, pero me he quedado con la boca abierta. Adoro a mis amigas en este momento por recomendármelo, porque es sencillamente maravilloso. Tiene las dosis justas de tensión y drama, y estoy enamorada del primer opening de una manera que no es normal.
Pero lo mejor de todo es cuando sucedió algo que me dejó alucinando y de lo que no tenía ni idea. Ya os digo, no tengo más que buenas palabras de este anime.




Respecto a los personajes, cuando una amiga me preguntó cuál era mi personaje favorito hasta entonces cuando llevaba unos pocos capítulos respondí sin dudarlo Eren. Y eso que ni siquiera había sucedido algo importante respecto a este personaje, pero ya desde el principio me había gustado mucho.
La actitud de Mikasa me llama mucho la atención, pues me recuerda a alguien pero a la vez no sé quién es. A veces pienso en Kirtash, de Memorias de Idhún, pero esa idea no me termina de convencer. ¿Alguna sugerencia por vuestra parte?
Armin… Bueno, no hay mucho que decir de él. Tan sencillo como que no me ha transmitido gran cosa, pero de todas maneras me ha gustado.
Y tengo que decir una cosa: mis amigas siempre estaban alabando a Levi, pero cuando descubrí quién era no me pareció tampoco la gran cosa que decían ellas. Sí que es verdad que es un personaje un tanto… peculiar, pero no hasta el punto de adorarlo.




¡Y hasta aquí llega la reseña!
¿Lo habéis visto?
¿Os gustó?
¿Sabéis qué? Dos de mis amigas, hará como un año, empezaron a hacer una broma sobre que eran el muro María: las dos se ponían juntas y como son bastante altas parecían un muro, y las dos se llaman María. Por aquel entonces me hacía gracia igualmente, pero a fecha de hoy en la que comprendo al completo el chiste me río aún más.
¡Besitos, soñadores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...