Seguidores

jueves, 14 de mayo de 2015

Reseña: También las estatuas tienen miedo

Libro
Título: También las
estatuas tienen miedo
Autor: Andrea Ferrari
Editorial: Alfaguara
Libro: 1/1
Colección: -
Formato: Tapa blanda
Páginas: 152 páginas.

Sinopsis
Florencia tiene 12 años, un padre que lleva meses sin dar señales de vida y una madre con dificultades económicas. Para ayudar a su madre decide hacer de estatua en el parque. Con el dinero que gana se paga los libros del colegio. Pero ¿cuáles serán los sentimientos de Florencia cuando su padre reaparezca? El humor con el que Florencia afronta sus dificultades y sus particularidades hacen de este libro una lectura tan especial como entrañable.
Mi opinión
¡Holita, amores della mia vita!
Oui, mes amoureaux. Hoy os traigo una reseña de un libro, que se trata de «También las estatuas tienen miedo».
Este libro es de los que me leo para clase. Sí, así que están en la lista de «La puerta trasera del paraíso», «Colón, tras la ruta de poniente» y, el mejor de todos, «La emperatriz de los etéreos».
Como ya he dicho en todas esas reseñas, los libros para clase suelen ser muy, pero que muy aburridos. Sosos. Insufribles. Bueno, no tanto. Pero no disfrutas mucho con la lectura, que digamos.
Poco a poco quedan menos libros para escoger, y ya había recibido dos malas opiniones sobre dos libros, por lo que me quedaban solo dos opciones. Terminé por elegir un libro que se había leído mi amiga Brenda y que me dijo que no estaba mal.
Así fue como elegí «También las estatuas tienen miedo» y, la verdad, no fue una mala elección.
Lo más curioso, fue que al ser la autora argentina, el libro habla de «vos» en vez de «tú». Hubo una vez en la que la protagonista, Florencia, quería hacerse más real (pero real de realeza, no de realidad, como dice ella) y para ello empezaba a utilizar el tú. Y decía que no sabía por qué lo hizo, pero a mí me chocó un poco.
Es que, a ver, estoy acostumbrada al tú, y cuando intento hacerme más de la realeza, hablo de «vos» (por lo de que antiguamente se hablaba así).
Pero bueno, tonterías mías *inserte guiño*.
La historia en sí fue entretenida, aunque es verdad que no sabía a dónde iba a llegar. No sabía cómo iba a acabar el libro y, el final, podría haber sido un poco más emocionante.
Ah, y otra cosa que me llamó la atención fue que casi no había diálogos. Las hojas pasaban y pasaban y no había ni un mísero diálogo. Y, cuando había, solo era de dos intervenciones.
Y es que, no sé por qué, la autora relataba los diálogos en vez de escribirlos directamente. Yo suelo leer muchos libros de autoayuda para escritores (un vicio que tengo y, además, me ha ayudado mucho) y una de las cosas que dice es que no debes contarlo, sino dejar que suceda.
No sé si me explico muy bien, pero más o menos se trata que es peor si cuentas que Lara Francisca de los Rosales (uh, nombre de telenovela) se encuentra con su novio Fernando José de los Reyes que escribir ese diálogo.
A ver, que no me voy a andar con tonterías mías, que esto no es un libro de autoayuda de los que me vicio.
El libro en sí ha estado bien. Me lo leí muy rápido (también es que lo tenía que leer muy rápido, porque el examen es dentro de nada, y eso que nos dieron el libro el jueves) y ha sido entretenido, pero no es una de las maravillas de la literatura.
La verdad, es que los libros de este año no han estado tan mal como lo han sido otros años. Si quitamos el libro de «Colón, tras la ruta de poniente», todos han sido aceptables. Y no podemos olvidar mi descubrimiento. Ahora soy súper fan de Laura Gallego, je, je.
¿Os lo habéis leído? ¿Os gustó? ¿Daniel no os recordaba a Harry Styles?
A ver, que yo no soy Directioner ni nada, es solo que como me estaba leyendo After 2 a la vez, me recordaba a Hardin, que en sus orígenes era Harry. ¡No me miréis así, ¿vale?! Je, je.
¡Muchos besitos, soñadores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...