Seguidores

sábado, 7 de marzo de 2015

Reseña: Colón, tras la ruta de poniente

Libro
Título: Colón, tras la ruta de poniente.
Autor: María Isabel Molina
Editorial: Alfaguara.
Libro: Libro único
Colección: -
Formato: Tapa blanda
Páginas: 128 páginas.


Sinopsis
Andrés Haraldsen Perestrello, hijo de un navegante noruego y de una dama portuguesa, acompaña a Cristóbal Colón como secretario en sus encuentros con los Reyes Católicos y los nobles de Castilla para convencerles de que se puede llegar a las Indias navegando hacia el Oeste. En su compañía seremos testigos de grandes aconteci mientos históricos: la conquista de Granada y el descubrimiento de América.
Mi opinión
¿Qué tal, mis dulcísimos soñadores?
Os traigo una reseña de un libro que es de clase, y por tanto, es... ¡Un verdadero aburrimento!
Ya era demasiado que estuviera en el colegio dos libros aceptables (uno maravilloso y otro normalillo), ya iba siendo hora de encontrar un terrible tostón, y no por el número de páginas.
¡Al fin y al cabo, son libros del colegio!
En verdad, lo que quiere es enseñarte la historia de Colón y la conquista de Granada, porque se nota que por eso lo escogieron en el colegio (estamos dando eso en sociales), y la historia que le acompaña y que se supone que te hace la historia de los datos amena es algo aburrida y sosa.
Supuestamente, Andrés es perseguido por un antiguo enemigo de su padre para que le de unos mapas muy importantes (como lo son todos los mapas de la época). Hasta ahí, todo más o menos bien.
El problema es que los encuentros suceden demasiado rápido y así porque así. No hay un planteamiento previo que te lleva a lo que va a suceder. Por ejemplo, estaban llegando Andrés y Colón a un sitio para hospedarse y así porque así, le cae a Andrés una teja.
¿¡De dónde sale eso!?
Y también, otra cosa que me pareció demasiado irreal, es la relación de Andrés con María de Alcalá. Digamos que... ¡a la cuarta vez que se ven le pide que se casen! ¡Y ella le dice que sí!
 Muy mal, muy mal...
La escritora vino al colegio y yo quería que me lo firmara. No porque me hubiera gustado, sino porque así tengo un libro firmado (en sexto se me quedó la espinita, porque se me quedó en clase el libro y no me lo pudo firmar, y me había encantado ese libro, porque hablaba de países). Pero, cómo soy tan suertuda, se me quedó en clase.
Tras varios problemas que no voy a contar, me presenté delante de la escritora con una libreta para que me la firmara, después arrancar la hoja y pegarla en el libro.
¿Sabéis que es lo que me puso?
       "Para ............... (mi nombre de verdad), que se le olvidó el libro. María Isabel Molina 02-03-15"
¿¡Os lo podéis creer!?
Tengo que reconocer que fue gracioso y nos reímos (la escritora era bastante maja, y le dio muchísima importancia a las palabras, estuvo como un minuto diciendo la importancia de las palabras), pero ahora va a estar ese libro recordándome que ese día se me quedó el libro.
Maldita sea...
En definitiva, un libro bastante soso y que no le encuentro sentido. No me lo volvería a leer.
¿Vosotros lo habéis leído? ¿Os pareció soso, como a mí? ¿O os gustó más?
¡Adiós, mis soñadores nada sosos! *inserte guiño*.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...